Una ciudad sostenible es aquella que ha sabido incorporar el verde urbano y disminuir las emisiones de CO2 para perfeccionar las propiedades del aire, ha dado un empujón a las energías renovables para favorecer y cuidar los recursos naturales, ha aplicado con éxito la movilidad sostenible y el empleo del transporte público, y ha apostado por el ahorro circular.

Pero para poder hablar de las ciudades sostenibles, nos tenemos que basar en  las Naciones Unidas y los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Básicamente, el objetivo 12, se fundamenta en afianzar formas de consumo y elaboraciones sostenibles con calidad y afectando lo menos posible al medio ambiente. Por esa razón, desde hace algunos años, las ciudades han ido modificando sus ideales energéticos.

¿QUÉ FUNDAMENTOS DEBE TENER UNA CIUDAD SOSTENIBLE?

La sostenibilidad se relate fundamentalmente al autoconsumo. Esto es que, debe existir estabilidad entre el crecimiento y el confort. Esta firmeza concierne tanto al medioambiente como a los habitantes. Por lo cual, fomenta una seguridad de la naturaleza sin descuidar a los mismos ciudadanos.

La ciudad sostenible está en continuo desarrollo. Las decisiones que se tomen debe asestar a la estabilidad entre desarrollo y el confort. Las obligaciones principales de toda ciudad sostenible son:

  • Asistencia a fundamentos públicos esenciales: Comencemos con lo principal: el confort de las personas. La ciudad sostenible afianza a sus habitantes educación de calidad, centros de salud apropiados, transporte público alcanzable, retirada de basuras, protección y buena condición del aire, etc. En otras palabras, aquello que es imprescindible para la vida.
  • Acciones de renovación urbana: La finalidad es perfeccionar la eficiencia energética en áreas comunes urbanas. De esta forma, aminoramos el consumo energético en hogares o comercios. Por lo cual, es preciso adecuar calles, parques, plazas, etc. Teniendo siempre presente y cuidando el patrimonio cultural dentro de una ciudad moderna.
  • Disminución de emisiones de CO2: Los gases de efecto invernadero y, especialmente el CO2, son dañinos para la capa de ozono y el medioambiente. Por lo cual, para eludir las emisiones de CO2 hay que impulsar nuevas medidas de transporte ambientalistas. Se hace destacar el concepto del empleo de las energías renovables y el ahorro tanto en electricidad como en agua.
  • Comercio Justo: Las ciudades sostenibles se oponen al consumo desmedido.Por el contrario, fomentan otros sistemas de comercio justo que favorezcan la compra local y la organización de personas generadoras considerando  el medio ambiente. El concepto principal con este propósito es oponerse al consumo desproporcionado.
  • Reducir, reutilizar y reciclar: La triple R beneficia a la reducción de productos de basura e incentiva  la seguridad medioambiental. Al llevar a cabo una modificación en el manejo de residuos, reducimos la polución del medio ambiente.

Se precisan muchos fundamentos para poder obtener una ciudad sostenible. La motivación esencial es lograr una ciudad limpia, con unos cimientos adecuados. Todo esto se puede conseguir si contribuimos con nuestras propias medidas y llevamos a cabo el objetivo 17, (alianzas para lograr los objetivos). Adicionalmente, gracias a la tecnología estos propósitos pueden efectuarse. Solo es preciso la intención de los pueblos y la entonación de la costumbre de consumo.

Categorías: Blog

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *